Archivo del sitio

Globalización e inmigración

La inmigración, que podría ser la solución en parte, al decrecimiento demográfico nacional, se desestima porque no vemos más allá del mediterráneo, ni las tropelías que los europeos hemos hecho en África desde hace siglos, ni la miseria y guerras e inapropiadas fronteras que éstas han creado; somos los europeos unos irresponsables de la talla de Trump.

No vemos más allá de nuestro miope sistema económico, que nos invita constantemente a competir y a no colaborar en nada, cual si fuéramos animales asociales. La solidaridad es fundamental para el desarrollo humano en esta finita tierra y no por obviar un problema como la demografía y la miseria en África, esta se va a evaporar.

La globalización bien entendida debe ser no solo de flujos monetarios y mercancías, también deben circular libremente los derechos y las personas, por todo el globo, eso quiere decir globalización.

Es el maldito sistema económico neoliberal, el que impide que la globalización sea tal como debe ser y no solo la mitad antedicha. El egoísmo, fomentado por la insolidaridad que produce el sistema es lo que incrementa las muertes en el Mediterráneo y los muros en EEUU, bajo la insensatez de Trump y Merkel fundamentalmente.

Está claro que hasta que el pueblo, liso y llano no imponga su solidaridad, su criterio de justicia social, nuestros representantes políticos estará a sacar provecho para ciertos oligarcas que creen que les mantienen en sus puestos, cuando no vota realmente el pueblo.

 

Limosna

miseria

Fotografía española

La existencia de la limosna hoy día, podría considerarse el fracaso de la municipalidad. Pero hay individuos que se jactan de tener “su pobre” Sí, ese que cada mañana te hace la pelota y tiende la mano por una moneda y conste que el hecho no puede definirse como solidario, es solo la generosidad hipócrita de la limosna, disfrazada de caridad, pero nunca alcanza la cualidad de solidaridad, esta virtud es superior.

El hambre en el mundo es el fracaso de los gobiernos más ricos y fruto de su política insolidaria, ni siquiera caritativa, solo neoliberal.

La malnutrición de niños en España es el fracaso del neoliberalismo del PP, de la ancestral derecha que nos gobierna con mayoría absoluta, despóticamente en cuanto a  necesidades sociales se refiere, con recortes a los pobres y ayudas a la “malnutrida” banca.

A %d blogueros les gusta esto: