Archivo del sitio

… y después qué.

Y después, de criticar al Gobierno a la misma velocidad que Illa y Simón nos dan datos y con la misma desidia que la leal oposición hace propuestas colaborativas ante la pandemia. Después … ¿Qué vamos a hacer, pensar o programar? ¿Qué actitud vamos a tomar? ¿Cómo vamos a festejar (mentalmente) el primer paseo? ¿Qué es lo primero que vamos a cambiar?

¿Nos plantearemos que la seguridad en salud y sanidad (que no son lo mismo) nos costará más y, por tanto, tocaremos a menos? ¿Nos plantearemos la imprescindible descarbonización y la utilización de energias alternativas y, a corto plazo más caras quizás, que son vitales para nuestro ecosistema mundial? Si no, tendremos un planeta inhabitable en unos años. Esto significa que los recortes que se aplican en devolver una dudosa deuda a Europa, la pagamos los de siempre y beneficia con la privatización realizada en sanidad y salud a unos pocos, la misma historia una y otra vez.

La escased de material sanitario nos está demostrando el coste de la deslocalización industrial nacional, no ya de este sector solamente, podemos imaginar el resto con facilidad. Todo ello, por abaratar costes de producción a las empresas nacionales, para que sus accionistas cobrasen más dividendos, por aquellas decisiones deslocalizadoras que sus consejos de administración adoptaron en su día. Vemos ahora que ese ahorro nos lo trasladan en incremento de costes sociales, es decir, para todos nosotros. En fin, como siempre buen negocio para pocos y malo para el resto.

Por idéntica razón de fondo o similar en la forma, la competitividad debe dar paso a la cooperación y la reivindicación de lo colectivo debe acabar con el individualismo, si no, los costes de estas actitudes revertiran en la sociedad en general, habiendo beneficiado a unos pocos previamente.

Todo esto es fácil escribirlo, pero hacerlo se que no será tanto, de ahí que necesitemos que los más listos nos ayuden a los menos listos, por eso es tan importante la cooperación en lugar de la competición y que actuemos en grupo y no en solitario y compitiendo, para más “inri”

No se como adoptar estos estructurales cambios sociales pero, al menos hay que pensar en ellos para iniciarlos, es el primer paso.

De ahí que la enseñanza también debe cambiar, como ejemplo de cambio, esta reflexión que publiqué en su día:

Habrá un cambio real en la mentalidad de la sociedad, cuando en las Facultades de Económicas se dejen de formar “economistos” que pretenden hacer ricos a los más ricos y formen profesionales que estudien para que los pobres sean menos y menos pobres

Revisar para el futuro los sectores: Alimentario, sanitario, de salud social y educación, es fundamental a la hora de prevenir futuras crisis sociales, económicas, sanitarias o culturales. Los fatales recortes en investigación, enseñanza y sanidad se pagan muy caros. #ética #coronavirus #sanidad Lo que conlleva sin lugar a dudas a determinar que el 90 % de los males que sufrimos lo son, sin duda, por el sistema económico que nos doblega: EL nefasto NEOLIBERALISMO ECONÓMICO.

Finalmente y para desanimarme un poco, este ejemplo de la actitud NEOLIBERAL de parte de la sociedad, contra la que hay que luchar, reeducando:

Después de sufrir esta pandemia, de sufrir confinamiento de perder familiares por ello, de comprobar lo necesario que hubieran sido no haber despedido médicos, ni, por tanto, recortar la sanidad. Lean, por favor esta noticia y justifíquenla convenientemente. Habrá opiniones para todos los gustos, seguro:

Sanitarios de Madrid y Castilla y León denuncian que les suprimen contratos en plena pandemia

Qué causa nuestras crisis

La de 2008 fue una quiebra financiera, es decir, apretaron tanto el neoliberalismo que reventó el entramado financiero por arriba y fastidió a los de abajo, tal como vimos y vivimos.

La crisis actual deviene de un virus, por comer animales salvajes o porqué no les dejamos espacio para su desarrollo, a causa del nuestro que es prioritario y por el roce nos contagian.

Además la crisis es incentivada por la deslocalización industrial para abaratar costes: La globalización, es decir, la libre circulación de dinero y mercancías, pero limitada movilidad de derechos y de personas. Deberíamos habernos planteado como sociedad tener más cuidado con el planeta y todos sus habitantes, porque parece que no lo estamos haciendo bien.

Una desafortunada educación social también nos ayuda a fomentar las crisis, nos educan para ser buenos trabajadores, rentables para las empresas, no para ser personas y los medios de comunicación, sobre todo algunas TV, nos rematan con sus programaciones basura. Asi las cosas, aceptamos pulpo como animal de compañía:

  • Ser competitivos en lugar de colaboradores.
  • No ser solidarios, eso es buenismo, como mucho caridad.
  • Creer en que las empresas tienen que perseguir primordialmente el máximo beneficio a costa de … por ejemplo pagar salarios indignos; 
  • Fomentar la producción a costa del planeta y 
  • Con la ayuda de la codicia, la envidia y el egoismo se fomenta el individualismo, la llamada libertad individual, a costa de la auténtica libertad que no se entiende sino en grupo.

El problema al fin y al cabo somos nosotros mismos, que viendo todas estas tropelías, las aceptamos sin proponer ninguna alternativa y votando una gestión del país que fomenta las causas antedichas.

Confio y deseo que de este “confitamiento”: que no es cocinado en grasa, debería ser, cocinados en inteligencia, dentro del confinamiento, salgamos algo más listos y no nos creamos todas las utopías y mentiras que nos cuenten desde arriba, para que, como conviene, actuemos desde abajo. Si no, como vamos a defender nuestra alimentación si destrozamos el sistema primario de nuestra economía. La producción y la transformación deben ser cercanas no en las antípodas y los servicios deben ser el sector realmente terciario, no primario, como parece actualmente.

En fin hay que meditar estas semanas que nos quedan de “confitamiento” para el  engorde cerebral general, en el confinamiento y resurgir con alternativas y economías más humanas, mucho más humanas y dejar de adorar el becerro de oro, que nos llevaría a una nueva y más grande crisis.

(EMPRESA y empresa) PÚBLICA / Privada

Una EMPRESA es una organización de personas que comparten unos objetivos con el fin de obtener beneficios o como dice la Real Academia de la Lengua(RAE): “Unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos

Pero la primera acepción en la RAE de empresa es: “Acción o tarea que entraña dificultad y cuya ejecución requiere decisión y esfuerzo

Por tanto podríamos decir que la empresa, como acción o tarea, de acabar con el #coronavirus, no puede encargarse a la EMPRESA como unidad de organización según la definición, porque estamos comprobando que no es razonable, ni efectivo y por contra puede ser muy perjudicial.

Es decir, mientras las EMPRESAS (Unidades de organización), o sea, los empresarios que las dirigen, tengan como primordial fin la obtención del máximo beneficio, la sanidad, la enseñanza y la atención a mayores, discapacitados o niños, no se pueden someter a dicho principio.

Esto equivaldría a poner precio a la VIDA, al SABER, y a a ÉTICA SOCIAL en el cuidado de personas.

Hay que replantearse, además de otras muchas cosas, los conceptos de EMPRESA económicamente hablando.

Por supuesto en este caso la empresa en la lucha contra el #coronavirus ha de ser una EMPRESA PÚBLICA. ¿Aún lo duda alguien?

También hay que añadir que, no solo la empresa pública, sino la propia Administración debe evolucionar con los tiempos, pero esta lenta evolución no se si se debe a los propios funcionarios, que en algún caso será, como pasa con los jueces, o porque los dirigentes, políticos, no la dejan evolucionar para mantener un estúpido control sobre ella. En todo caso debe adaptarse a las nuevas formas de manera eficaz. Ha de influir sin duda la comodidad del que aprobó una oposición y se apoltronó o del que lleva demasiado tiempo gobernando. Es decir, el conservadurismo en la Administración también molesta perturba y estorba.

También hemos de revisar los sabios y sobre esto nada mejor que ver a uno de ellos en este video

¡Salud! (nunca mejor dicho)

"Economistos": Economistas muy listos

Con el tiempo que nos ha dado el #coronavirus me he dedicado a leer y oir a ciertos “Economistos” que manejan los datos económicos torticeramente para que digan lo que ellos quieren o de la forma que marca la “economía de libre mercado

Por ejemplo, y con el fin de criticar el actual gobierno de coalición, afirmar que se comporta cual cigarra, por atender necesidades sociales con dinero público, frente a la actitud  alemana de hormiga que recortando en la pasada crisis económica (2008 – 2017) ahora tiene más fondos para destinar en la actual crisis sanitaria. Eso sí, sin comparar como estaba la sociedad española y alemana, al principio de la mal llamada crisis financiera (que realmente fue una estafa financiera e inmobiliaria) en lo que a bienestar social se refiere.

Tampoco, el “Economisto”, tiene en cuenta que Alemania no precisó rescatar ningún banco y España tampoco, pero se hizo con mucho dinerito público. No se tiene en cuenta la liberalización legal para la especulación inmobiliaria  en España que Alemania no sufrió previamente a la mencionada época (2008-2016)  y así se concluye, utilizando la fábula de la cigarra y la hormiga, que los gobiernos de izquierda despilfarran dinero en atender necesidades sociales, cuando deberían haberlo ahorrado para usarlo ahora, como Alemania, en la lucha contra el #coronavirus.

Siempre, los Economistos y en todo caso, utilizan la economía, no como la ciencia social que estudia la forma de administrar los recursos disponibles para satisfacer las necesidades humanas, sino que utilizan la ciencia económica para especular con los recursos escasos y sobre todo financieros y generar ganancias no respaldadas por la creación de riqueza.


Últimamente es exagerada la utilización de toda argucia economicista, para criticar la parte más a la izquierda del gobierno de coalición, porque no aceptan la utilización del dinero público para fines sociales, eso atenta contra sus principios básicos, elementales, a saber:

La empresa debe perseguir, el máximo beneficio, tal es así que NO se cierra la bolsa para evitar la especulación por esta situación de alarma.

El Estado debe ser lo más pequeño posible, de ahí los recortes en sanidad, educación y de toda índole social, perjudicando masivamente a las personas más deprotegidas, discapacitadas. 


La competitividad se antepone siempre a la cooperación, ¿Cómo se ve ahora este principio? Competir para luchar contra el covid19


Estas actitudes, quizás bien intencionadas, aunque lo dudo, no aportan luz sobre la denostada ciencia económica, la maltratan para maltratar a su vez al 30% de la sociedad más débil, economicamente hablando, que desgraciadamente suele coincidir con el menos atendido educacionalmente y con peor acceso a la sanidad.

Espero que esta crisis sanitaria nos aclare puntos de vista sobre la Sanidad: Pública o Privada y por tanto la Educación: Pública o Privada.

La política debería hacerse pensando en los votantes, no en las puertas giratorias para los políticos de turno y otras prevendas que deberían desaparecer

La Justicia debería ser tal y pensar igualmente en las personas, en todas las personas. Sabemos que pobres y mujeres sufren una discriminación en una parte importante de los juzgados.


El periodismo debe dejar de ser amarillo y pasar a publicar la verdad, a sabiendas de que ésta es una utopia, pero perseguir la utopia es mejorar profesionalmente.


Una sociedad más educada, es decir una educación pública excelente impediría vivir las estupideces que hacen parte de la población incumpliendo las normas del Estado de Alarma.

 ¿Repensarán los empresarios lo del teletrabajo? ¿Revisarán los salarios indignos?


Seguiré completando esta reflexión

#Capitalismo

Tuits: #Capitalismo

Cuando las relaciones humanas y laborales dependen de la rebaja de costes empresariales prioritariamente, esas relaciones dejan de ser entre humanos, son otro tipo de manejos, que pasan por encima de las personas, es decir no las tienen en cuenta ¡Inconstitucional!

En el sector sanitario, cuando el b° empresarial se antepone a las personas, el empresario está poniendo precio a la vida. Hay sectores en que la empresa privada no tiene sentido ni justificación

Cuando se especula con las viviendas del pueblo para incrementar los beneficios empresariales. Se pisotea la Constitución ¡constitucionalistas! El b° empresarial pasa por encima de la Constitución #Capitalismo

Clara explicación de porqué el PsoE no pacta nada con la izquierda nunca: https://t.co/ACFCxwimIS

A %d blogueros les gusta esto: