Archivo del sitio

Economía Feminista y Renta Básica

A causa del sistema económico que sufrimos, no tenemos tiempo, sino para trabajar, es decir, muchas horas laborales y poco salario, así de esta forma nos tienen muy ocupados, a los hombres con ayuda del fútbol para rematar y a las mujeres, con la ya establecida estrategia social, casa, niños, viejos, no les queda tiempo ni para el fútbol.

Podría afirmarse que el capitalismo es machista, la sociedad por tanto lo es, pero no se cual fue primero, de ahí que sea imprescindible el feminismo que despunta, a fin de poner las cosas sociales en su sitio.

Éste podría ser un buen momento, si el Gobierno le echa bemoles, para implantar, primero una renta básica de cuarentena y una vez vista su aceptación la renta básica universal, que va a ser muy necesaria dada la precariedad que vamos a sufrir despúes del confinamiento, a ello ayudará, sin duda, el necesario movimiento feminista y los fatales resultados de la desatención a los viejos en las residencias, públicas y privadas, todas ellas una mierda que puede suplirse con ayudas puntuales y esa Renta Básica, que apoyará sin duda al cuidado general entre todos y todas nosotras.

La renta básica también ayudará en la imprescindible educación, no solo en el sentido técnico de la misma, sino en el sentido humano y social de ella, es decir, la educación de las personas no el aprendizaje para luego trabajar, que recibimos desde siempre. Para educar al niño se necesita toda la tribu. Hay que educar, como digo yo, en formato “ubuntu

El futuro ¿qué nos deparará el futuro después de este confinamiento? ¿Aprenderemos algo de la experiencia? Lo afirmaría si tuvieramos ya acceso a esa educación a la que me referia más arriba, pero habiendo oído a Iago y visto el vídeo en twitter soy poco optimista. ¡lástima!

La imbecilidad si no se para con educación nos abocará al desastre social.

Salud, para todos (nunca mejor dicho)

#Capitalismo

Tuits: #Capitalismo

Cuando las relaciones humanas y laborales dependen de la rebaja de costes empresariales prioritariamente, esas relaciones dejan de ser entre humanos, son otro tipo de manejos, que pasan por encima de las personas, es decir no las tienen en cuenta ¡Inconstitucional!

En el sector sanitario, cuando el b° empresarial se antepone a las personas, el empresario está poniendo precio a la vida. Hay sectores en que la empresa privada no tiene sentido ni justificación

Cuando se especula con las viviendas del pueblo para incrementar los beneficios empresariales. Se pisotea la Constitución ¡constitucionalistas! El b° empresarial pasa por encima de la Constitución #Capitalismo

Clara explicación de porqué el PsoE no pacta nada con la izquierda nunca: https://t.co/ACFCxwimIS

Mentira: No hay nada más social que el libre mercado

No hay nada más social que el libre mercado” afirma D. Javier Jové Sandoval y para comprenderlo solo tienen que leer su artículo de idéntico título en el diario El Comercio del 09/12/2016 página 34.

A mí el título me pareció una auténtica provocación: No hay nada más social que el libre mercado, cuestión que debe explicarse a cualquier persona que no posea un euro, voy más acá, a cualquier persona que no pueda pagar la luz o la calefacción,  a ver cómo se siente libre en el mercado eléctrico, donde no podrá optar, porque no tiene dinero, sencillamente y esto según el Sr. Jové es social, sociable y ¿deseable?

La economía de libre mercado, eufemismo que utilizan los capitalistas para no denominarse como tales, es una estupidez en si misma, caduca y antigua y que sin control solo causa desigualdad.

¿Es libre el mercado de la electricidad en España, controlado por unas pocas compañías, al igual que el del petróleo, puertas giratorias de los políticos gubernamentales PPSOE?

No se da en soledad  -como menciona Jové, refiriéndose al eufemístico libre mercado- requiere la participación voluntaria de otros seres humanos, los más poderosos sobre todo, para pervertir la bondad del mismo.

La participación voluntaria de las personas intercambiando bienes y servicios, en una relación social normal en el mercado y perseguir su precio objetivo, se pervierte por el propio fin del capitalismo, el máximo beneficio empresarial, a costa de lo que sea, a costa de los propios miembros del mismo mercado, la población que en él participa, como en el mercado de la electricidad y gasolina antes mencionado.

El Sr Jové, leyó los economistas de hace 80 años, teorías económicas no evolucionadas desde entonces y se quedó en los mercados ideales, sobre los que se crearon modelos económicos que no aguantan en la realidad ni tres segundos.

Así las cosas, se atreve a decir que el Estado debe ser mínimo y que los problemas sociales se solucionan con la economía de libre mercado. Y dicha economía lo que produjo en los últimos 10 años fue paro, miseria y pobreza en el 90 % de la población y riqueza extrema en el resto del porcentaje, hechos fácilmente contrastables en las estadísticas mundiales, pues ahí funciona el eufemismo: economía de libre mercado, realmente capitalismo salvaje

El estatismo y socialismo del que habla lo asimila a las dictaduras del proletariado caducas y desaparecidas, que hoy día no existen ni en Cuba, pero que utiliza en su argumentario, quizás torticeramente.

Será porque teme la actitud novedosa y juvenil de PODEMOS con las consultas populares, transparencia y discusiones públicas entre sus dirigentes, actitud que critican, cuando deberían alabarla: Qué más quisieran que los partidos casposos también lo hicieran, sin mantener esa férrea disciplina partidista, con la incuestionable adhesión al líder, que es una auténtica dictadura dentro de sus partidos.

La idea de solidaridad no es impuesta en los nuevos partidos, como intenta hacernos creer Jové en su artículo, es simplemente la comprensión de que la sanidad y la educación serán auténticamente para todos, si son estatales, sin que la empresa privada, persiguiendo el máximo beneficio, pervierta el único fin que deben perseguir ambas: educación para todos y sanidad para todos, no solo para los que tengan medios materiales, es decir, dinero y por ende poder.

El estatismo y el socialismo, actualmente no se guían por la coacción, sino por la discusión democrática y por los votos (una persona un voto) sin la ley D´Hondt que los partidos casposos precisan para seguir gobernando. El Sr. Jové no pasó de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), que desaparecieron hace tiempo, ni del viejo capitalismo con el que está encantado, que parece va perdiendo fuerza, porque su utópica y estúpida concepción acabará con el mismo.

La satisfacción de las necesidades de cada individuo en la sociedad no se consigue con el capitalismo o con su eufemismo “economía de libre mercado, si no con el control del mercado para que todas las personas puedan acceder a él, no solo los poseedores de dinero y por ende poder.

Las colas, como dice Jové, para acceder a cualquier mercado son causa de la incompetencia en la gestión de los mismos, no del socialismo o capitalismo.

Finalmente cuando le hablen de políticas sociales, recuerde que el capitalismo persigue, por definición, el máximo beneficio, fomenta la competitividad no la colaboración y solo facilitará el intercambio voluntario y colaborativo entre las personas, siempre y cuando alguien obtenga con ello su máximo beneficio, sin aires de libertad, porque si usted no tiene dinero no podrá acceder a él y además los más poderosos serán siempre los más beneficiados, porque así lo exige su fuerza, su dinero, su poder.

La libertad solo se obtiene cuando existe la dignidad, la educación y ética para todos los miembros de la sociedad, Sr. Jové Sandoval.

A %d blogueros les gusta esto: