Laboratorio de Ideas

En esta época y estadio actuales, necesitamos innovación, que es cambiar con novedades. Esto se propone a la empresa y sabemos es una actitud difícil, porque la mayoría pide acciones en lugar de pensamiento y con éste y no con la acción es como se consiguen las ideas necesarias para cambiar novedosamente.

Afrontamos un cambio cultural proviniente del avance tecnológico, las TIC’s. Las ideas, que salen del conocimiento, que es información tratada adecuadamente, es el origen y el camino.

Tenemos, debemos e intentaremos hacer que esta empresa facilite junto con la formación de sus miembros las redes profesionales que propicien el pensamiento motor de la innovación. Pero esto es imposible sin la colaboración, sin la participación activa, más fácil con la cultura digital. En fin, que debemos comunicar horizantalmente, hablar entre los miembros de la empresa, para destilar pensamiento, ideas y por ende mudarnos con novedad, innovar.

El enfrentamiento organizativo a este cambio económico-cultural puede afrontarse, con movimiento o desde la inmovilidad, es decir, en una adaptación instrumental, que no es novedad en la acción ni en el pensamiento.

No se trata con el laboratorio de ideas de adivinar el futuro, sino qué cercano día comenzamos el cambio de estructura en una empresa mutante, cambiante.

Debemos crear plataformas de debate, pero ¿sobre que asuntos? Pues los de interés mayoritario de los miembros de la empresa.

Plataforma común con nuestros clientes, proveedores y los consumidores finales interesados.

Identificarnos como grupo empresarial dentro de la sociedad, ubicarnos geográfica y económicamente, con el fin de aumentar nuestras relaciones personales y corporativo empresariales.

También habremos de abrirnos a otras empresas de otros sectores con ánimo colaborador.

Esta estafa que sufrimos todos, me niego a llamarle crisis, nos arrastra a una difícil situación individual y colectiva, cada uno en nuestro sector de la amplia gama de las diferentes actividades económicas, tendrá sus particulares problemas, pero todos sufriremos otros comunes que son contra los que debemos luchar (de forma colegiada) unidos, es decir, colaborando.

Hay que tener una idea clara a medio-largo plazo de la empresa que queremos y para que queremos que nos sirva. Hay que planificar acciones y aptitudes, tácticas y estrategias que converjan en nuestro objetivo.

Primeramente vamos a definir nuestro objetivo ¿Qué queremos hacer colegiadamente?

  • Incidir en las herramientas de trabajo más caras, para que colectivamente puedan abaratarse. Por ejemplo: Medios de transporte, combustible, teléfono móvil, hoteles, comidas y aparcamiento. Esto, en cuanto a reducir gastos sin hacer recortes.
  • Tenemos que incrementar los ingresos y para ello debemos saber vender los servicios o productos que prestamos a otras empresas o consumidores y que consideremos que los necesitan: Cread las secciones para mantener reuniones periódicas y organizad esa novedosa e innovadora forma de presentar la empresa a los clientes y proveedores.
  • Intrínsecamente la empresa debe atender los requerimientos sociales pues está incardinada en la sociedad y facilitar la formación que los empleados necesiten y/o demanden. Ayudar a facilitar la estrategia para conseguir los dos objetivos primeros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: